lunes, 8 de febrero de 2010

Manuel Groso y su primera factura con medalla

Estoy interpretando el lenguaje de las facturas porque carezco de información sobre este tema de las fundiciones y cerrajerías de Sevilla. Pero comparando ésta de Groso con las otras facturas del gremio de cerrajeros, guarnicioneros y hojalateros de su tiempo, me sorprende la posesión de una medalla otorgada en la Exposición de Sevilla de 1858. Es el único que la va a ostentar, algo que deduzco fue producto de un salto cualitativo en su carrera profesional.



Es sólo este detalle lo que cambia aparentemente, en esta factura de 31 de 0ctubre de 1862, porque todo lo demás es igual: nombre genérico (Taller de Cerrajería) y domicilio, como en la anterior factura. Pero la sintaxis, o el porte o el estilo, no se exactamente definir lo que es, ha cambiado radicalmente, sobre todo comparándolo con las facturas de los de su rama profesional. Las letras son más grandes, el rótulo se curva, el nombre del propietario se destaca ahora más, con unos tipos mayores.

Todo esto podrían ser puras disquisiciones sin sentido, pero por la lectura de las siguientes facturas puedo decir con seguridad que D. Manuel Groso (con su hijo, quien va a ser fundamental en este proceso) está iniciando una aventura empresarial nueva.

Pero llegado a este punto había algo que me hacía dudar. El problema era si ese hijo, que aparecerá en la factura de la entrada siguiente sólo como "Groso e hijo", tendría algo que ver con el cambio Groso/Grosso. Si no me aseguraba podía estar montando una hipótesis en falso.

Para resolverlo me dediqué a comprobar las firmas de las facturas para ver si en alguna de ellas aparecía la del hijo. Recuerdo que en las de D. Ramón Piñal me fue de mucha ayuda ver la del hijo que añadía el segundo apellido "y Alba", para distinguir la suya de la de su padre.

Aunque no soy grafólogo si creo que la prueba que voy a presentar es sólida. Todas las facturas están firmadas por el padre, como es lógico, de la forma que presento. He elegido esta muestra del verano de 1857, en concreto del 31 de julio:



Pero en la siguiente factura del 29 de agosto del mismo verano quien firma lo hace de esta forma:



Ya he dicho que no soy especialista en grafología, pero las rúbricas son muy diferentes y, sobre todo, en la segunda se escribe el apellido con dos "s". Me parece que es concluyente: esta firma es la del hijo que, a diferencia del padre, escribe su apellido como "Grosso".