martes, 2 de febrero de 2010

Las últimas facturas y la nueva empresa heredera de la de Grosso

En los años siguientes, última década del siglo XIX y los primeros años del XX, se utiliza con exclusividad el modelo de la factura de 1876, y se olvidan de la de 1886. Se ha encargado a la empresa M. Brunschwig & C. de París, como se puede leer en este ejemplo del año 1896.



Igual sucede al comenzar el siglo XX. Ya no hay más variaciones porque debe ser casi una factura emblemática para la empresa. Este nuevo ejemplo es de 1902 y en él ya no figura la imprenta que lo realiza.

Y la palabra cerrajería sigue escrita con "g".



Pero en la fecha de 1910 la empresa ha pasado ya a otras manos, aunque ignoro en qué momento exacto. Los nuevos propietarios son Chico, Fuentecilla y Cª, nombre de esta razón social que se presenta como "Sucesores de M. Grosso - Fundición", demostrativo, aunque no hace falta indicarlo, del prestigio e importancia adquirido por aquel "Taller de Cerrajería" de D. Manuel Groso, padre, continuado por su hijo, Manuel Grosso. Son, por tanto sus herederos, pero de ellos no conservamos en el Archivo más rastros y nada puedo añadir.



De todas formas si quiero manifestar el valor simbólico para este blog de mostrar la primera factura escrita a máquina, símbolo propio de los nuevos tiempos del siglo XX. Así, en esta serie, hemos podido ver las primeras facturas escritas totalmente a mano, luego realizadas con labores muy sencillas de imprenta primero, y más tarde con procedimientos litográficos más complejos. Y ya, en el pasado siglo, con color y mecanografiada.

Y la palabra cerrajería está escrita correctamente.